Las setas u hongos muchas veces son difíciles de conseguir, debido a la escasez o por los altos costos para comprarlas, sobre todo cuando estamos fuera de temporada, es por ello que te voy a explicar cómo conservar conservar y almacenar setas deshidratadas en casa fácilmente, de manera que las puedas tener a tu disposición en cualquier momento del año.

¿Qué hongos se pueden secar?

No todos los hongos comestibles se pueden secar, por ejemplo, los hongos lamelares no pierden su sabor amargo durante el proceso. Los tubulares no se pueden lavar, solo limpiar con detalle, ya que debido a su forma absorberán gran cantidad de agua y tardaría más el proceso de secado.

Clasifica las setas por tamaño, esto permitirá que se sequen de manera uniforme. El cortado de los hongos debe hacerse con cuchillos de plástico o cerámica, ya que su superficie al rozar el metal se tornará negra y se oxidará inmediatamente.

setas deshidratadas
setas deshidratadas

Cómo realizar el secado de setas

En realidad, el proceso es muy sencillo, en todos las casas hay un horno que podemos aprovechar:

De principio limpiamos bien las setas para eliminar cualquier resto de tierra o restos vegetales que tengan adheridos. Debes tener mucho cuidado de no humedecer ni frotar demasiados los hongos, por ello te recomendamos emplear un papel de cocina húmedo y un cuchillo.

Al culminar de limpiar los hongos, procederemos a cortarlos en láminas de 2 a 3 cm de grueso, tratando de obtener una medida uniforme que permita una deshidratación pareja. Debido a su forma de sombrero algunas piezas tendrán abultamientos y otras serán más planas, no te preocupes eso no afectara su cocción ni su sabor.

Después de cortar todas nuestras setas, las colocamos en unas bandejas de horno, extendidas sin importar si se tocan, puesto que en el proceso de deshidratación reducirán un tercio de su volumen con la pérdida de agua. Debido a su tamaño puedes repartirlas en varias bandejas.

Las introducimos en el horno precalentado a una temperatura de 50° a 80°C. por aproximadamente dos horas (dependiendo del grosor de las láminas), y las cuales debemos dar vuelta cada 30 minutos para que el calor circule de manera uniforme por ambos lados de la seta.

Cumplido el tiempo de deshidratación podrás observar que aún parecen húmedas. Sácalas del horno y déjalas enfriar en la cocina a temperatura ambiente. Cuando estén totalmente frías observaras como se vuelven crujientes.

Otra buena opción para la conservación de las setas o colmenillas es el uso de los deshidratadores de alimentos. Aquí unos sencillos pasos para hacerlos en cas si cuentas con esta versátil herramienta para la preservación de los alimentos:

  1. Ajusta el deshidratador a 135 grados
  2. Enjuaga con mucho cuidado las colmenillas para eliminar cualquier suciedad y sécalos cuidadosamente con una toalla o papel de cocina para evitar que se rompan.
  3. Corta los hongos a la mitad, de arriba hacia abajo utilizando un cuchillo afilado, mucho cuidado con tus manos.
  4. Coloca las colmenillas o setas en una sola capa, tratando que los bordes no se toquen para evitar que se peguen. Déjalos que se deshidraten durante 4 a 8 horas. Si tu deshidratador no posee temporizador recuerdan estar atenta al tiempo en tu reloj.
  5. Al terminar el tiempo, retira las colmenillas del deshidratador y almacénalos en un recipiente hermético hasta que las quieras aprovechar, de esta manera puedes preservarlos durante varios meses.

Aquí te muestro dos modelos de deshidratadores de comida que funcionan realmente bien.

Setas deshidratadas con la luz del sol

Otra manera más natural y económica de secar las setas es aprovechando la luz del sol, así es, como lo estás leyendo, sólo debes vivir en un clima cálido y soleado. Para ello debemos utilizar unas bandejas especiales o una tabla ordinaria, nada de metal, porque las setas se ennegrecerán y se hornearán.

Antes de colocar al secado, las setas se cortan en trozos pequeños, y se ubicará en un lugar que no esté expuesto a la lluvia ni al polvo. De esta manera garantizamos que mantengan su olor y color natural. Incluso algunas amas de casa los convierten en polvo cuando comienzan a desmoronarse.

Secado de Setas en el microondas

Este es un proceso sencillo, pero a la vez complicado:

  • Se debe colocar las láminas de las setas en una capa en el fondo del plato cubiertos por papel de hornear, ajusta la potencia de 100 – 180 W, enciéndelo durante 20 minutos.
  • Al apagarse el microondas, retira los platos con las setas y escurre el líquido liberado, deja la puerta del microondas abierta para ventilar durante 5 minutos.
  • Repita este proceso de microondas y ciclo de ventilación varias veces. De esta manera se pueden procesar en una hora.
  • Los hongos correctamente secos no se desmoronan ni se rompen; son elásticos y se doblan fácilmente.

Para su almacenamiento los hongos o setas secos deben preservarse lejos de la humedad, en zonas secas y ventiladas; si observas que comienzan a oscurecerse por alguna razón, deberás consumirlos lo más pronto posible. Si deseas mejorar su conservación lo mejor será envasarlas al vacío.

Respecto a su preparación después de deshidratar las setas o colmenillas, debes tener láminas aparentemente secas, pero con cierta elasticidad, que puedan doblarse y romperse con un poco de esfuerzo. En caso de estar muy secas se recomienda pulverizarlos.

El polvo de hongos se obtiene al moler en un molinillo de café, junto a sal fina hasta lograr un polvo fino liberando su mejor sabor y aroma. Se le pueden agregar especias al gusto, como pimienta de Jamaica, apio seco, hojas de perejil, etc. Se debe almacenar en un frasco de vidrio con tapa hermética, protegido de la luz durante aproximadamente un año.

Espero que estos sencillos consejos te sirvan de orientación para procesar las setas u hongos que tengas para poder aprovechar su magnífico sabor a lo largo de todo el año, ya que aportan a la dieta diversas vitaminas y minerales que ayudan al sistema inmune.

 

 

Me encanta la cocina.
Cocinero por vocación.
Master en Cocina y Nutrición.
Grado Superior de Dirección de Cocina.
Especialista en comida deshidratada.