En las tiendas de especias y en los supermercados, siempre vemos frascos y sobres de polvos de las distintas hierbas para condimentar nuestras comidas, muchas veces con muy poco contenido y a precios excesivamente altos. ¡ Hierbas deshidratadas !

¿Sabéis que? Esos mismos y maravillosos polvos que compramos para condimentar nuestras preparaciones culinarias, los podéis preparar tú mismo y en la comodidad de tu casa

Además, te ahorráis algo de dinero que nunca viene mal ¿verdad? Pero quizás, también te preguntareis ¿En realidad resultan igual de buenas que las hojas frescas? ¡Pues claro que sí!, y por eso mismo, aquí te mostramos todo. ¿Preparaos? ¡ Vamos al lió !

Hierbas deshidratadas en tu propia casa

¿Cómo Hacer Polvo con Hierbas Deshidratadas?

Y desde ya te decimos que, claro que son igual de buenas, y en algunos casos quizá más, porque el proceso de deshidratado realza e intensifica los sabores de las alimentos que son sometidos a él.

Te preguntarás:

1. ¿Y será que puedo deshidratar y hacer polvo cualquier clase de hierba aromática de las que se usan como condimento en las comidas?

¡Claro que sí!, solo tenéis que seguir unos muy sencillos pasos desde tu casa, a muy bajo precio, con tus propias hierbas o condimentos en polvo, sin aditivos ni conservantes.

2. ¿Cuáles son las hierbas que más comúnmente se pueden someter a este proceso de deshidratación para luego convertirlas en polvo?

Podéis realizar este procedimiento en hierbas como albahaca, perejil, orégano, cilantro, apio España o céleri, romero, tomillo, entre otras. Incluso el ajo, también podéis deshidratarlo y convertirlo en polvo para utilizarlo en tus preparaciones.

3. ¿Qué Hacer con estas Hierbas en Polvo?

Muchas cosas, podréis sobre todo, realzar el sabor de tus comidas, como sucede con las pastas, los guisos, las sopas, las pizzas, incluso en varias preparaciones de carne, espolvoreadas sobre el arroz, sobre una paella, aderezando pan o broquetas.

En fin, podréis utilizar estas hierbas en polvo, en infinidad de preparaciones, hasta donde te lleve tu imaginación en la cocina.

4. ¿En qué consiste el proceso o la técnica de deshidratación o secado de alimentos?

Este proceso no es más que aplicar una serie de pasos que te llevarán a sacar o eliminar la totalidad del líquido o de humedad que contiene cualquier alimento en su estado fresco.

5. ¿Y cuáles son los beneficios de aplicar esta técnica a las hierbas?

Déjanos deciros algo, cuando compráis hierbas frescas, corréis el riesgo de perder, por deterioro, la mayor cantidad de las mismas, por lo que tendréis que botarlas.

Entonces, ¿por qué no aprovechar todas las hierbas frescas que te sobre, aplicando este técnica, y así no perder ni el dinero ni las hierbas?

Porque, aplicando este proceso se elimina definitivamente y por mucho tiempo, la multiplicación bacteriana y evita que tus alimentos se descompongan, con lo cual los mismos se conservan durante mucho más tiempo.

Por ejemplo, las hojas de perejil guardadas en el refrigerador, pueden mantener su frescura y sabor, como máximo, una semana; mientras que si la deshidratas o secas y luego la conviertes en polvo podéis disfrutar de ellas por más de un mes.

Hay quienes dicen que no contienen la misma cantidad de nutrientes, lo cual es cierto, pero ha sido comprobado que  la cantidad que pierden durante el proceso es mínima, casi que insignificante, por lo que no temas poner en práctica este procedimiento de conservación.

¿Cuáles son las Indicaciones a Seguir para Deshidratar Hierbas Frescas?

Aquí te daremos las indicaciones necesarias para que deshidrates tus hierbas frescas de manera sencilla y así puedas aprovecharlas.

La forma más práctica y rápida para deshidratar hierbas es utilizando el microondas, te enseñaremos como secar hierbas aromáticas en microondas. ¿En el microondas? Te preguntareis; pues claro que sí, sigue leyendo y verás.

Lo que necesitáis es:

  • 100 gramos de la hierba fresca que quieras deshidratar.
  • Un microondas.

Procedimiento:

1. Lava muy bien la rama de la hierba, eliminando no solo la tierra y suciedad que tengan, sino principalmente, todas las hojas que estén secas, marchitas, amarillas, marrón o negras.

2. Separa del tallo, las hojas de la hierba escogida. Coloca sobre papel absorbente o sobre un trapo de cocina limpio y sécalas con cuidado dando toques suaves. Una vez que estén secas, ubícalas sobre la rejilla del microondas o sobre un plato de cerámica o vidrio y las vais a introducir en el microondas.

3. Gradúa la temperatura del microondas en su máxima potencia y el tiempo en 1 ½ minutos. Pasado ese tiempo, abres el microondas y verifica con tus manos si las hojas se han secado o no completamente. En caso que aún tengan humedad, colócala de nuevo dentro del microondas durante unos pocos segundos, pasados los cuales vuelve a revisarlas y si ya están totalmente secas, continúa con el siguiente paso.

4. Una vez que se hayan secado o deshidratado por completo las hojas puedes, si deseas guardarlas así, tal cual y como las sacasteis; o, llevarlas al molinillo, pica-todo o procesador para pulverizarlas, es decir, para hacer tu polvo de hierbas aromáticas. Cuando hayas procesado las hojas y ya tengas listo el polvo, envasarlo, bien sea en una bolsa plástica, bien sea en un frasco con tapa hermética. Y úsalo cuando quieras.

5. Como podréis observar, luego de realizado el procedimiento, las hojas de las hierbas conservan su aroma, incluso se intensifica, así como sus propiedades, y en cuanto a su color, el mismo se mantiene aunque con menos intensidad.

Nota: El tiempo de deshidratación o de secado dependerá de la cantidad en gramos de hojas que utilices.

¿Existe otra Forma de Secar o Deshidratar las hierbas Frescas?

¡Por supuesto!, podéis utilizar el horno eléctrico o de convección (a gas), para lo cual deberás, luego de lavar y secar las hojas, colocarlas sobre una rejilla e introducirlas en el horno.

Una vez que estén dentro del horno, que previamente lo has calentado a 70 °C, las dejáis allí a la misma temperatura y con la puerta del horno entreabierta unos 5 cm., aproximadamente entre 30 y 50 minutos, dependiendo de la cantidad. En este último caso, tenéis que estar verificando cada 15 minutos con la finalidad de que no sobrepases la cocción y se quemen.

Me encanta la cocina.
Cocinero por vocación.
Master en Cocina y Nutrición.
Grado Superior de Dirección de Cocina.
Especialista en comida deshidratada.