Es cierto que todos tenemos nuestras frutas preferidas y que muchas veces durante el día, nos apetece comer alguna, sin embargo, en ocasiones no estamos en temporada, lo cual las hace difíciles de conseguir, muy costosas o no podemos llevarlas con nosotros, por ello te enseñaremos a deshidratar frutas en el horno.

Ahora bien, sabemos que durante el verano, los árboles y demás plantas que producen las frutas, se cargan a reventar produciendo abundantes cosechas que, incluso pueden llegar a perderse.

Pero, una manera de evitar que se pierdan y aprovechar su abundancia, además de buscar la posibilidad de conservarlas durante más tiempo y poder disfrutarlas incluso luego de temporada, es mediante el proceso de deshidratación.

En esta oportunidad te proponemos que probéis realizar tú mismo este proceso, que además de ser relativamente fácil y simple de ejecutar, a la larga te resulta mucho más económico que comprar las frutas que se venden ya disecadas.

Es por eso, que te invitamos a que tú mismo deshidrates tus frutas favoritas, y, ¡Por Supuesto! Que te vamos a contar paso a paso cómo hacerlo. Sigue leyendo y verás.

¡Frutas Deshidratadas!

A todos, en algún momento de nuestras vidas, nos recomiendan consumir frutas, bien sea frescas o secas, dependiendo de nuestros gustos y posibilidades tanto económicas como de acceso a las distintas variedades de frutas.

De modo que, si queréis disfrutar del delicioso sabor de tus frutas preferidas en cualquier momento, nada mejor que aprender el procedimiento para conservarlas durante más tiempo y potenciar sus sabores, y que no es otro que la deshidratación. Te mostramos aquí, cuál es el procedimiento que debes seguir para deshidratar tus frutas favoritas en el horno, ya sea eléctrico o de convección que tengas en tu casa.

Y así aprenderás a transformar tu fruta preferida, para llevar el rico sabor a fruta fresca del verano a convertirla en una rica y adictiva merienda, que además resulta saludable y que se convertirá en tu comida favorita.  Sigue nuestras indicaciones y aprenderás el procedimiento de deshidratación que te permitirá, desde la comodidad de tu hogar, elaborar los más ricos snacks dulces todo el año.

Además, recurrir al horno es mucho más seguro y rápido que haceos al sol, especialmente cuando se vive en regiones donde las temperaturas son bajas.

Procedimiento:

Te preguntareis ¿Qué necesito para deshidratar frutas al horno? Pues bien, aunque te cueste creerlo, lo único que necesitáis, además de muchas ganas de aprender a preparar tus propias frutas secas y disfrutar su rico sabor, es:

  • La o las frutas que prefieras y que estén maduras.
  • Un horno casero, eléctrico o de convección (a gas) en el cual puedas controlar la temperatura desde los 225 °F / 107 °C.
  • Una mandolina
  • Papel pergamino o encerado.
  • Papel absorbente.
  • Bandeja para hornear.

Una vez tengáis listos todos los implementos y hayas escogido las frutas, procede a lavar y pelar las frutas en agua fría. Trata de que no quede ninguna mancha, y en aquellas que tienen hueso o semillas y/o tallos, debéis eliminarlos.

Es importante, tener presente que muchos recomiendan no pelar algunas frutas, por ejemplo, los duraznos, las manzanas, las peras y las ciruelas. Bien, cuando ya hayáis lavado y/o pelado las frutas, recurre a la mandolina para que las rebanes en láminas muy finas del mismo grosor de tal forma que se sequen al mismo tiempo.

Una veis que estén rebanadas, seca el exceso de agua con papel absorbente. Secas las láminas de frutas, colócalas sobre la bandeja para horno, en la cual ya debe estar colocado el papel pergamino o parafinado, Ten mucho cuidado que las láminas de fruta queden separadas unas de otras de manera que el calor circule libremente y todas se sequen de forma uniforme. Nunca coloques unas láminas encima de las otras.

Condiciones del horno

Ten presente que debes estar pre-caliente a 225 °C o 107 °F; es decir, tienes que usar la temperatura más baja cuando se trata de frutas como las manzanas o los duraznos que se cortan en rodajas muy finas.

Para las fresas, siempre se ha requerido que el calor para secarlas sea más alto, porque son más húmedas, sin embargo, te recomendamos que las deshidrates a temperatura más baja, es decir, a la misma que para las demás frutas. Lleva la o las bandejas al horno y debes revisarlas cada vez que transcurra una hora. Recuerda, la baja temperatura del horno logra que se evapore el agua suficiente para que el crecimiento bacteriano sea mínimo.

Sabréis que las frutas están secas o deshidratadas cuando al tacto se sientan como si fueran de cuero pero a la vez las puedes flexionar fácilmente.

Cuando consideréis que están listas, retíralas del horno y ponlas a enfriar en una rejilla al aire libre, esto hará que se vuelvan más crujientes. Una veis frías conviene realizar el procedimiento que se ha denominado “curar la fruta”, que no es más que colocar la fruta seca dentro de recipientes, ya sea de plástico o de vidrio, que se dejarán abiertos durante 4 a 5 días.

Este proceso de “curado” tiene como finalidad permitir que se termine de secar o se evapore, la humedad que ha quedado luego del proceso de deshidratación. Es necesario que remuevas las frutas, agitando todos los días el recipiente. Pasados los 4 o 5 días, podéis proceder al sellado de los recipientes, pudiendo disfrutar ahora sí, tus frutas secas favoritas.

Algunos Tips para Terminar…

  • Un plato grande de frescas frutas secas, es una buena manera de compartir con tus amigos en una tarde de tertulia.
  • Agregar fruta seca a la granola, los muffins, el yogur o a los cereales, es una forma deliciosa de tomar un desayuno o una media mañana saludable.
  • También las puedes usar en postres, ensaladas, smoothies, como barras energéticas, e incluso puedes comer las frutas secas solas.
  • Secar tus frutas favoritas en casa, te permite evitar consumir algo lleno de aditivos o conservantes químicos.
  • Pruébalo con: mangos, peras, manzanas, ciruelas, duraznos, bananas, naranjas, mandarinas, guayabas, piña.

¿Ya conocéis cómo deshidratar tus frutas favoritas en tu horno? ¡Diviértete y disfruta! Recuerda, que puedes aprender todo sobre alimentos deshidratados en nuestro sitio web. ¿Qué estáis esperando? ¡Hasta la Próxima!

Me encanta la cocina.
Cocinero por vocación.
Master en Cocina y Nutrición.
Grado Superior de Dirección de Cocina.
Especialista en comida deshidratada.