La deshidratación es una práctica culinaria muy antigua que ha permitido la conservación de alimentos, de manera que sea posible su aprovechamiento, manteniendo sus cualidades energéticas y vitamínicas. Así mismo, esta técnica ayuda a potenciar los sabores de los alimentos y disfrutar de ellos a lo largo de todo el año. Si en esta temporada te encuentras con muchas manzanas en casa, esta es una alternativa práctica y deliciosa para degustarlas y mantener siempre al alcance de tu mano, deshidratación de manzanas.

deshidratación de manzanas

Deshidratación de manzanas

Las manzanas deshidratadas son un pasapalo delicioso y saludable que podemos preparar en casa y conservarlas en buen estado por meses, son excelentes acompañantes de cereales, galletas, budines, brownies, trufas y un sinfín de deliciosas recetas. También sirven de decoración de tortas, ensaladas, arroz con leche o algún trago para celebrar.

Existen diferentes métodos para la deshidratación de las manzanas: de manera natural bajo el sol, o con el uso de electrodomésticos como el horno o deshidratadores de alimentos; dependiendo de tus preferencias y tiempo disponible podrás escoger cual aprovecharás. En esta oportunidad compartiremos la manera cómo hacerlo.

¡Si te animas aquí los pasos para realizarlas desde la comodidad de tu hogar!

CÓMO DESHIDRATAR MANZANAS EN EL HORNO

El uso del horno puede considerarse como una forma rápida y cómoda para deshidratar manzanas, sin embargo, debes tener cuidado ya que algunos hornos no pueden alcanzar temperaturas inferiores a los 70-80°C; esto sería una desventaja, ya que si la temperatura es muy alta se quema la fruta o acelera el tiempo de secado perdiendo vitaminas y enzimas. Por ello te ofreceremos algunos tips para deshidratar manzanas en la tranquilidad de tu casa sin ninguna dificultad, ¡Adelante!

  1. Compra manzanas de buena calidad, evita seleccionar manzanas verdes, magulladas o demasiado maduras. Debes lavarlas bien para comenzar su preparación; no es necesario pelarlas, la cáscara les dará sabor y contienen mucha fibra de la fruta. Recuerda es cuestión de gustos.
  2. Precalienta el horno a la temperatura más baja que puedas, preferiblemente entre 70° y 80°C; aunque la temperatura ideal sería a 54°C.
  3. En un bol, reserva una preparación de agua y una cucharadita de bicarbonato para sumergir las manzanas durante 15 minutos; transcurrido este tiempo frótalas suavemente con tus manos en esta agua. Finalmente enjuágalas con agua limpia para retirar la solución y sécalas con un papel absorbente o una toalla muy limpia.
  4. Descorazónalas, puedes hacerlo de manera eficiente con descorazonadores que consigues en tiendas de cocina, aunque también puedes hacerlo a mano si no tienes este utensilio.

En caso de necesitar las manzanas de manera decorativa puedes dejar el corazón, puesto que las manzanas enteras y picadas en rodajas presentan una hermosa figura del corazón en el centro.

  1. Rebana las Manzanas en rodajas muy delgadas, Puedes hacerlo utilizando un cuchillo bien afilado (debes tener mucho cuidado con tus manos al manipularlo); también puedes cortarlo en trozos pequeños. Recuerda que dependerá de tus preferencias, sin embargo, debes saber que entre más fina está cortada, más fácil será deshidratarla. Así mismo debes lograr que cada pieza se corte de manera pareja para lograr un secado uniforme.
  2. Agrega especies a las rodajas; hay quienes prefieren agregarle sabor, para ello puedes utilizar especies como la nuez moscada, canela o pimienta de Jamaica, los cuales potenciaran el sabor de las manzanas, aunque no es obligatorio utilizarlo porque igualmente quedarán divinas.
  3. Acomoda las rodajas de manzana en una bandeja para horno; forrado con papel encerado o para hornear, de esta forma evitas que se peguen, y las ordenas dejando espacio entre ellas, para que el calor circule de manera adecuada y se cocinen de manera uniforme.

Coloca la bandeja en el horno, al transcurrir 1 hora de horneado debes voltear las rodajas con mucho cuidado para que se cocinen de manera uniforme por ambos lados. Te sugiero dejar la puerta del horno entreabierta para que la humedad salga, puedes dejar unos 5 cm de apertura.

  1. Dependiendo de la crocancia que deseas se prolongará el tiempo de horneado. Si las quieres menos crocantes hornea por 1 hora más. Si las prefieres muy crocantes, hornéalas por 2 horas extras. Comprueba que la fruta esté en su punto, para ello, transcurrido el tiempo estimado de horneado saca una pieza y córtala a la mitad para comprobar si aún tiene restos de humedad. La manzana debe sentirse seca y flexible por dentro y por fuera. Revisa periódicamente las manzanas. Si se siente frágil al tacto, se pasó de tiempo. Si está húmeda le falta tiempo de horneado.
  2. Apaga el horno, pero no retires la bandeja con las rodajas de manzanas hasta pasadas 1 o 2 horas después; deja que se enfríen dentro del horno con la puerta entreabierta. No las saques hasta que se hayan enfriado por completo a temperatura ambiente. Consérvalas en un recipiente de cristal previamente esterilizado.

COMO DESHIDRATAR MANZANAS EN EL SOL

Si optas por las alternativas ecológicas, esta técnica de deshidratación con la luz natural te será muy útil. Sin embargo, debes considerar contar con un lugar donde exponer la fruta al sol, con una temperatura aproximada a los 40°C. Esto representa una desventaja si consideramos la variabilidad del clima.

A pesar de esto este procedimiento es muy accesible y económico, aquí los pasos para realizarlo:

  1. Coloca las rodajas de manzanas en un recipiente poco profundo, forrado con papel para hornear
  2. Ubica las manzanas debajo del sol en un día cálido, protegidas por una estopilla que las proteja de los insectos; voltealas al menos una vez al día para que el asoleado sea uniforme en ambos lados. En la noche llévalas dentro de la casa a un lugar seco, así evitaras que se enmohezcan. Este proceso se repite por dos días para terminar completamente.
  3. Cuando ya no sienta la pulpa húmeda en lo absoluto, colócalas en bolsas de papel y cuelgalas en un lugar ventilado y seco. También puedes almacenar en recipientes plásticos herméticos.

¡Listo! Ya tienes manzanas deshidratadas para degustar cuando escasea la fruta.

 

Me encanta la cocina.
Cocinero por vocación.
Master en Cocina y Nutrición.
Grado Superior de Dirección de Cocina.
Especialista en comida deshidratada.