En épocas de cosecha, los tomates se producen generosamente, tanto que son muchos los que se pierden por su deterioro, te enseñaremos como deshidratar tomates.

Sin embargo, te daremos algunos trucos en deshidratarcomida.es que podéis utilizar para evitar tantas pérdidas y conservarlos por más tiempo, aprovechando su sabor y propiedades. ¿Estáis listos? ¡A darle caña!

¿Cómo deshidratar los tomates?

Se trata de una técnica muy sencilla y por demás práctica, con la cual aprovecharás lo que te sobre de tu compra de tomates o de tu cosecha y ahorrarás dinero.

Pero, no solo es ahorro y provecho, sino que con los tomates deshidratados o secos pueden aportar en intensidad de color, sabor y aroma a las comidas que preparéis. Es por eso que te vamos a dar los mejores consejos para deshidratar tomates.

Pasos preliminares al secado

Bien sea que vayáis al desecado en tu horno o aprovechando la luz solar, es necesario que contéis con los implementos básicos y realices los siguientes pasos, para aplicar esta técnica de cocina.

Implementos:

  • Tomates maduros
  • Cuchillo con filo
  • Sal fina
  • Especias para condimentar
  • Rejilla

Preparación Previa

  1. En primer lugar, tenéis que lavar los tomates con abundante agua fría y posteriormente secaros con un paño limpio o papel absorbente.
  2. Cuando ya estén bien lavados y secos, tenéis que cortarlos. En este paso, debéis tener en cuenta el tamaño de cada tomate; es importante que su peso y tamaño sean similares.
  3. Tomates grandes: debéis picarlos en cuatro partes y retirar las semillas.
  4. Tomates pequeños o cherry: solo deberéis partirlos por mitades.
  5. Cuando estén partidos, comienza a condimentarlos, para esto, rociarás con la sal cada trozo de tomate en todas sus caras, trata de no pasarte de sal, porque si te excedéis no podrás comerlos.
  6. Si eres amante de las especias, podéis agregarles las que gustéis; recuerda que para los tomates siempre se recomienda el tomillo, la albahaca, el romero y el orégano, porque su combinación produce un rico y explosivo sabor.
  7. Luego de que estén condimentados, solo resta que los coloques, separados y con la piel hacia abajo, sobre una rejilla, no sobre una bandeja.
  8. El hecho de que se prefiera la rejilla es que colocados sobre ésta, el aire o el calor, circulará libremente y se garantiza un mejor secado.

¡Así es el Deshidratado al sol!

Debéis elegir un lugar donde los rayos del sol incidan directamente desde la mañana hasta que finalice la tarde. Es muy importante que este proceso lo realices en la época de verano, pero ten cuidado que no llueva. Este proceso, se realiza en varios días.

Proceso:

  • Realizada toda la preparación previa, debéis llevar la rejilla a la zona que has elegido y en la cual recibirán sol todo el día.
  • Esa rejilla debéis colocarla de tal forma que quede separada, como mínimo, 10 centímetros del suelo o de la mesa, dependiendo de si has dispuesto o no de una mesa para trabajar o si prefieres colocarla sobre el suelo.

Así, el aire caliente, gracias al calor del sol, puede circular libremente tanto por encima como por debajo de los trozos de tomate.

  • Ya ubicada la rejilla, tenéis que cubrir los tomates con una tela de tul no muy gruesa, para que los insectos no puedan acercarse, y entrar en contacto con los trozos de tomate, pero que a su vez permita el paso del sol.
  • Tenéis que buscar la manera de que la tela se quede fija, es decir, que no se caiga o el viento la haga volar.
  • Al final de la tarde, cuando el sol se oculte, tenéis que movilizar la rejilla del lugar donde estuvo todo el día hasta el interior de tu casa; esto impide que el rocío de la noche los humedezca.
  • Al siguiente día, desde el momento que el sol empiece a dar mayor calor, tenéis que sacar la rejilla con los tomates nuevamente, y repetirás este procedimiento.
  • Este procedimiento lo haréis durante un largo período de tiempo que puede abarcar mínimo de dos a tres semanas, o más, pues todo depende de la intensidad del calor y del tamaño de los tomates.
  • Por lo tanto, lo repetirás hasta que notes que los tomates están completamente deshidratados, porque su color rojo se ha vuelto más oscuro, su textura se ha endurecido (como si fuera cuero) y no son pegajosos.

Deshidratar en el Horno Eléctrico o de Convección

Proceso:

  • Mientras cumples con la preparación previa debéis ir precalentando el horno hasta que llegue a una temperatura entre 60°C y 80°C.
  • Cuando notéis que está caliente, lleva la rejilla con los tomates adentro del horno y deja la puerta entreabierta más o menos entre 5 y 8 centímetros para que salga la humedad.
  • Dependiendo de la cantidad de tomates y de su tamaño, el procedimiento puede demorar entre 3 y 12 horas.
  • Sabréis que están listos cuando notéis que ha oscurecido su color rojo original, no se sienten glutinosos y su textura te haga recordar, a la misma de la piel del tomate.

Nota: Al deshidratar los tomates, puedes consumirlos inmediatamente o conservarlos en envases de vidrio, cubrirlos con aceite de oliva y envasarlos al vacío.

Deshidratar Remolacha o Betabel en el horno

La remolacha puede constituir un nutritivo snack, bajo en calorías y rico en vitaminas, que podéis preparar aplicando el método para deshidratar que te indicaremos a continuación.

Implementos:

  • Remolacha cruda.
  • Sal fina.
  • Pimienta blanca.
  • Especias o hierbas (las que prefieras).
  • Mandolina o cuchillo afilado.
  • Bandeja para horno.
  • Horno eléctrico o de convección.

Preparación:

  • Lava muy bien la remolacha, y continuarais con el rebanado.
  • Corta la remolacha en láminas finas con la mandolina o cuchillo y rocíalas con la sal y la pimienta; y si queréis con las hierbas aromáticas de tu preferencia.
  • Colocáis las rebanadas de remolacha, separadas y en una capa, sobre la bandeja que debe estar cubierta con papel vegetal o parafinado.
  • Lleva la bandeja adentro del horno precalentado a 60 u 80°C, por aproximadamente 2 a 3 horas, lo cual depende de su grosor.
  • Sabréis que está deshidratada cuando al morderla, sientas una textura crujiente.

Me encanta la cocina.
Cocinero por vocación.
Master en Cocina y Nutrición.
Grado Superior de Dirección de Cocina.
Especialista en comida deshidratada.