El ritmo acelerado que muchas veces tenemos en nuestras vidas, nos exige el aprovechamiento de técnicas culinarias que permitan dar mayor tiempo de almacenamiento. Para esto la deshidratación de alimentos permite la preservación de carnes, frutas y vegetales, sin necesidad de refrigeración, eliminando la humedad sin perder sus nutrientes y vitaminas, te voy a enseñar cómo deshidratar pollo.

El pollo deshidratado una estrategia muy utilizada por mochileros y excursionistas que necesitan llevar alimentos livianos, que aporten proteínas y energía para sus aventuras al aire libre; este proceso de conservación evita la proliferación de bacterias y puede ser transportado sin necesidad de refrigeración.

cómo deshidratar pollo

Cómo deshidratar pollo

Para ello necesitaremos:

  • Pechugas de pollo sin piel.
  • Tabla de cortar
  • Cuchillo afilado
  • Condimentos (ajo en polvo, romero, etc)
  • Aceite de oliva o aceite de girasol.
  • Olla con agua para hervir.
  • Tijeras de cocina (opcional)

Ahora te voy a contar cómo realizar el proceso:

  1. Lava muy bien el pollo, eliminando la piel. Se recomienda utilizar la pechuga del pollo, por poseer más carne y menos huesos, que faciliten picar en trocitos.

A continuación cocina el pollo en agua a una temperatura de 75° centígrados.

  1. Corta el pollo en tiras o cubos de 1/4 de pulgada de espesor. Retira cualquier grasa o trozo de piel que haya quedado rezagado.
  2. Puedes sazonar el pollo como desees, te recomiendo utilizar ajo en polvo, para ello debes humedecer un poco con agua o aceite de oliva para que el ajo se adhiera. Refrigera por una o dos horas.
  3. Precalienta el horno a una temperatura entre los 180° y 200°C.
  4. Una vez retirado el pollo del frigorífico, se debe secar con papel hasta que quede completamente seco.
  5. Engrasa con aceite de oliva una bandeja poco profunda o plana y coloca los trozos de pollo en ella; procura que las piezas de pollo no se toquen entre sí.
  6. Deja que el pollo se hornee, hasta que las piezas de pollo estén firmes y secas al tacto. Puedes dejar la puerta del horno entreabierta un poco para que salga la humedad y circule el aire seco.

Debes voltear las piezas cada 30 minutos de manera que el calor entre de manera uniforme en todos los trocitos de pollo. El tamaño y grosor de los trozos cortados determinará el tiempo de cocción, el cual puede variar entre 4 y 5 horas.

  1. Si vas a utilizar un deshidratador, sigue las instrucciones y asegúrate que el pollo alcance una temperatura interna de 60º.
  2. Retira del horno y permite que se enfríen completamente. Puedes almacenarlo en un recipiente o bolsa hermética. Para consumir puedes agregarle agua tibia o caldo de pollo para rehidratar.

De esta manera tendrás listo tu pollo deshidratado para un snack en casa o para salir de paseo con la familia y amigos.

<<Recomendaciones>>

  • El pollo deshidratado no refrigerado debe consumirse en las dos semanas posteriores al proceso de secado para asegurarse que estará libre de bacterias.
  • Si quieres que el pollo sea más duradero, debes refrigerarlo en envases herméticos, lo cual garantizará su almacenamiento.
  • Este mismo procedimiento se puede aplicar a la preparación de pavo.
  • Se puede utilizar una gran cantidad de condimentos para sazonar el pollo, como: perejil, salvia, romero, menta, pimienta… esto dependerá de tus gustos.

Ahora te voy a explicar cómo preparar la pechuga deshidratada con ajo, pimentón dulce y pimiento que nos dará como resultado un bocado frío de ave con sabores intensos. Para esto te recomiendo utilizar sal gorda para salazón, siguiendo estrictamente las instrucciones establecidas, para prevenir enfermedades como el botulismo.

Cómo cocinar pechuga de pollo seca en casa

Para esta preparación necesitaremos:

  • 940 gr de filete de pollo (3 pechugas)
  • 38 gr de sal marina gruesa,
  • 43 gr de azúcar fina,
  • 4 dientes de ajo,
  • 15 gr de lúpulo-suneli;
  • 15 gr de pimentón rojo molido,
  • 10 gr de hojuelas de chile,
  • 5 gr de pimiento rojo molido.
  1. Para comenzar lava los filetes de pollo en un recipiente con agua fría, enjuagamos y luego nuevamente se lava con agua corriente fría. Las pechugas se deben secar con servilletas de papel y se pesan para saber qué cantidad de sal utilizar. Esta receta se calculó para 1 kg de pollo.
  2. En un bol grande se vierte la sal marina, adecuada para la conservación; y el azúcar fina, la cual equilibrará el sabor y retirará la humedad. Revolvemos las pechugas en esta preparación de manera que quede uniformemente impregnada de los condimentos.
  3. Dejamos reposar el pollo en el bol cubierto por un film de cocina, y lo colocamos en el refrigerador durante 4 días. Para lograr un perfecto secado de la pechuga, se recomienda bajar la temperatura entre 2 a 3 grados centígrados.
  4. Pasados los 4 días, sacamos el pollo del refrigerador y colamos la salmuera en una taza. Se debe secar cada filete y se sazonan por separado con las especias: uno con pimiento dulce molido, el segundo con ajo y hop-suneli, finalmente el tercero con pimienta roja molida y hojuelas de chile. De esta forma obtendras tres filetes de diferente sabor y color.
  5. Cada pieza se envolverá en una redecilla y amarrada con hilo culinario, para colgarla en un lugar bien ventilado, protegido de la luz solar directa, durante 10 a 12 días. La habitación debe ser fresca, si hay mucho calor el proceso se reduce de 7 a 9 días.
  6. Después de este proceso se pueden envolver en papel film y almacenar en el refrigerador.

Solo deberás cortar la pechuga de pollo en rodajas finas… y ¡Bon apetite!

 

Me encanta la cocina.
Cocinero por vocación.
Master en Cocina y Nutrición.
Grado Superior de Dirección de Cocina.
Especialista en comida deshidratada.