Al igual que los alimentos deshidratados, los liofilizados han pasado por un proceso en el que se les ha eliminado el agua, lo que permite que el alimento se conserve durante más tiempo. Sin embargo, existen algunas diferencias entre estos. Si quieres saber si es mejor la comida liofilizada o la comida deshidratada, quédate aquí y continúa leyendo.

¿Cómo se liofiliza la comida?

El proceso de liofilización no es tan sencillo, pues se necesita de máquinas de alta tecnología, aunque con los instrumentos necesarios se convierte en un proceso simple. Para realizar la liofilización de la comida es necesario poner estas en bandejas que van a la máquina de vacío.

Los alimentos son llevados a temperaturas que bajan rápidamente hasta pasar el punto de congelación y con esto se logra que el agua pase de estado sólido a gaseoso sin pasar por el estado líquido. Este proceso permite mantener la estructura original de los alimentos, al tiempo que se conservan todas sus propiedades nutricionales.

¿Son saludables los alimentos liofilizados?

Aunque el proceso de liofilización no es natural, este no cuenta con conservantes añadidos y la única alteración que sufren es cuando se extraen las moléculas de agua. La falta de conservantes permite que los alimentos sean saludables, aunque esto va a depender del plato porque algunos tienen aditivos, azúcares y sal, mientras que otros no. Seremos nosotros los encargados de escoger aquellos que no tengan aditivos.

Ejemplo de alimentos liofilizados

En el mercado encontramos muchos alimentos que pasan por el proceso de liofilización, entre ellos se encuentran carnes (aviar, pollo, pechuga de pavo, jamón, etc.), frutas (naranjas, frambuesas, limones, mangos, etc.), vegetales (espárragos, zanahorias, aceitunas, arvejas, etc.), quesos, café, levadura, entre otros. Sin embargo, hay alimentos, como la lechuga, que no deben ser liofilizados debido a su alto contenido de agua.

¿Cómo se deshidratan los alimentos?

Para conservar cualquier alimento, lo primero que debemos hacer es eliminar la humedad y la manera más conocida de hacerlo es por medio de la deshidratación.  Las empresas que trabajan en la deshidratación de alimentos ponen a circular aire caliente y seco en la comida, esto para eliminar el agua que contienen. Una vez que los alimentos están deshidratados toman un aspecto marchito y algo gomoso.

También se puede realizar de forma casera. Ya sea con sal, colocando los alimentos al sol o con máquinas caseras, la deshidratación de alimentos es mucho más viable y práctica que la liofilización.

¿Son saludables los alimentos deshidratados?

Los alimentos deshidratados se caracterizan por ser ricos en calcio, hierro, potasio y enzimas benéficas. Asimismo, estos productos poseen antioxidantes y diferentes grupos de vitaminas: A, B1 y B3 que aportan importantes beneficios al organismo.

Ejemplo de alimentos deshidratados

Son varios los alimentos que pueden someterse a un proceso de deshidratación: frutas, legumbres, hongos, leche y huevos. Sin embargo, hay que tener presente que en el proceso esos alimentos pierden vitaminas como la C, así como algunas de sus características (color, sabor, olor, textura).

¿Qué diferencia existe entre alimentos liofilizados y deshidratados?

  • La humedad: eliminar el agua de los alimentos es muy importante porque esto evita que se dé el proceso de descomposición. En el caso de los alimentos deshidratados, el agua se elimina en un 95%, mientras que en la liofilización se elimina casi en el 99%.
  • Aumenta la vida útil de los alimentos: pasa que la falta de humedad ayuda a que los alimentos duren más tiempo. En el caso de los alimentos deshidratados la vida útil puede llegar a entre 15 y 20 años, siempre que la deshidratación se haya hecho en condiciones adecuadas. Por su parte, los alimentos liofilizados pueden conversarse durante alrededor de 30 años.
  • Contenido nutricional: los alimentos liofilizados son ricos en vitaminas y minerales, los mismos que están presentes en las comidas frescas, aunque muchos de ellos se añaden de forma artificial. En cambio, la comida deshidratada es alta en fibra y hierro.
  • Su composición y apariencia: son varias las diferencias entre la comida deshidratada y la liofilizada, entre ellas se encuentran la apariencia y el peso. La comida liofilizada suele ser más suave, además, pesa menos.
  • El proceso de cocinado: la comida deshidratada pasa por un proceso de cocinado y muchas veces hasta de incorporación de algunos condimentos. Por su parte, la comida liofilizada solo necesita de un poco de agua (fría o caliente).
  • El valor: la comida deshidratada suele ser más económica que la liofilizada. Si no contamos con mucho dinero, lo mejor será optar por la comida deshidratada.

Liofilización o deshidratación ¿qué es mejor?

Los alimentos liofilizados suelen ser más costosos que los deshidratados. Esto se debe a que las máquinas liofilizadoras son mucho más caras. Por otro lado, resulta difícil acceder a dicha maquinaria, por lo que preparan alimentos liofilizados de manera casera no resulta práctico ni accesible para la mayoría de personas.

Pese a ello, los alimentos liofilizados tienen mejores características en cuanto a la textura y estado de conservación. Estos eliminan mayor cantidad de agua y conserva de mejor manera las propiedades nutritivas de los alimentos. Los sabores se conservan, así como la textura cuando se rehidrata.

Otro punto a favor para los alimentos liofilizados es el hecho de que estos se pueden conservar durante mucho más tiempo, mientras que los deshidratados tienen una vida útil de cerca de un año. Pero, un punto en común entre ambos es el hecho de que pueden ser rehidratados para usarlos en la cocina o para consumirlo.

Pese a los puntos fuertes de la comida liofilizada, su uso es bastante puntual. Lo recomendamos para deportistas de alto rendimiento, montañistas o senderistas, pues necesitan una fuente ligera y práctica de nutrientes. Sin embargo, si tu estilo de vida es diferente, lo mejor es optar por la comida deshidratada.

Las ventajas son innumerables. En principio, son accesibles y económicos. Además, los puedes preparar en tu hogar siguiendo pocos pasos. Finalmente, conservan muchas de sus propiedades y son un método ancestral para conservar alimentos. 

Ahora que tienes toda esta información sobre la comida deshidratada y la liofilizada, no dudes en disfrutar de estos métodos que tienen como principal fin conservar los alimentos, pero sin alterarlos demasiado.

Me encanta la cocina.
Cocinero por vocación.
Master en Cocina y Nutrición.
Grado Superior de Dirección de Cocina.
Especialista en comida deshidratada.